5/5 - (1 vote)

Gestionar una explotación y generar cálculos de rentabilidad agrícola no es fácil en los tiempos que corren. Son muchos los factores a tener en cuenta en el día a día para llevarlos todos en la cabeza.

La información que se debe manejar, como por ejemplo la variabilidad de los precios de las cosechas, el coste de los abonos y fitosanitarios, la elevada inversión en maquinaria y demás, hace que no sea una tarea simple.

Este artículo explica, de manera simplificada, cómo realizar un cálculo de rentabilidad agrícola y qué factores son importantes para tener en cuenta. Son algunos cálculos simples que nos dirán si producir un cultivo es rentable o no.

¿Qué es la rentabilidad agrícola?

La rentabilidad financiera es aquella que se aplica a toda acción económica en la que se movilizan medios materiales, humanos y financieros, con el fin de obtener determinados resultados. En general, sería la medida de rendimiento que, en un periodo explícito, indica una posición de riesgo.

Este término, aplicado a la actividad agrícola, es lo que se conoce como rentabilidad agrícola.

Resulta conveniente que los agricultores conozcan y dominen con mayor amplitud las expectativas de sus cultivos a sembrar, en términos de rentabilidad y el riesgo que conlleva hacerlos.

Para poder determinar la rentabilidad de un lote previo a su siembra, se debe tener un estimado de producción del mismo. A esta producción estimada la multiplicamos por el precio y le restamos, a ese total, los costos de producción.

Con este cálculo que parece fácil, se puede obtener la rentabilidad final de un cultivo a lo largo de su ciclo. Se dice que es fácil, porque dentro de cada parte del cálculo, existen muchas variables y cambios a los que el productor se tiene que adaptar.

¿Cómo se calcula el rendimiento de la indiferencia?

El rendimiento de diferencia es la producción que cubriría los costos totales del cultivo por unidad de superficie, incluyendo la comercialización y la cosecha, para obtener un Margen Bruto igual a cero.

Este es un indicador combinado de resultado económico y físico-productivo, y una medida del riesgo de la actividad.

Si bien el precio del cereal fluctúa constantemente, se puede realizar este cálculo para tener una idea general de lo que necesitamos que rinda el cultivo para poder cubrir todos los costos.

El rendimiento superior que obtenga el cultivo será ganancia para el productor. Aquellos que arriendan campo necesitarán de un rendimiento de indiferencia superior.

¿Cómo calcular el costo de siembra?

El costo operativo de esta labor tiene componentes fijos y variables. Es fundamental tener en cuenta el efecto del uso anual sobre cada uno de ellos para un correcto cálculo de costos.

Costo de siembra para cálculo de rentabilidad agrícola.

Costo es la suma de gastos, amortizaciones e intereses. Gastos operativos son todas las erogaciones en bienes o servicios que sirven para un solo acto productivo. Por ejemplo, los gastos de conservación y reparaciones (GCR) o el combustible.

Como contabilizar esto en la práctica es bastante complejo, se utiliza un coeficiente, que se encuentra tabulado para las diferentes máquinas. El uso del CGCR es muy sencillo: basta con multiplicarlo por el valor a nuevo (VN) de la máquina para estimar los gastos por hora uso.

Por otra parte, los gastos operativos dependen de la potencia y la carga del motor. Existe un coeficiente para determinarlo fácilmente y varía entre 0,14 y 0,18 en motores diesel. Multiplicando el coeficiente por la potencia máxima, se obtiene el consumo de combustible.

Multiplicando luego este consumo por el precio del combustible se obtienen los gastos en combustibles ($/h).

Además de estos gastos, conocidos como “directos” porque dependen en forma directa del uso que se dé a la maquinaria, hay también gastos indirectos, como eventuales gastos de resguardo, seguros, mano de obra e impuestos.

La amortización es la compensación de la depreciación o pérdida de valor que sufren los bienes por desgaste y obsolescencia. La manera más simple de calcular amortizaciones es suponer una depreciación constante a través de la vida útil de la máquina.

La fórmula de cálculo es: A = (VN – VRP) / n. Donde n es la duración de la máquina, VN es el valor a nuevo y VRP es valor residual pasivo, o valor al final de la vida útil que se considera.

El cálculo del costo operativo se realiza en función del uso anual de una máquina y es la suma de los costos fijos más los costos variables ($/h) multiplicados por el uso (en horas).

¿Cómo determinar si existe rentabilidad agrícola?

Para poder determinar si existe rentabilidad agrícola, se deben conocer todos los costos por lote, por hectárea y por cultivo. No todos los lotes cuentan con las mismas características y mucho menos los cultivos.

Partiendo del cultivo que se quiera producir y determinando el lote, comenzaremos calculando los costos de producción. Una vez obtenido esto, debemos estimar el rendimiento del cultivo y multiplicarlo por el precio de venta.

Al tener los costos totales y un ingreso estimado por la venta del producto cosechado, podremos determinar la ganancia. Este ingreso, nos servirá para determinar la rentabilidad final del establecimiento.

Para determinar la rentabilidad final, debemos calcular en porcentaje: cuánto se ha ganado en base a la inversión que se realizó. Este porcentaje nos dará una idea de la rentabilidad y si es conveniente o no realizar un cultivo.

¿Cómo mejorar la rentabilidad agrícola?

En cuestiones económicas, para mejorar la rentabilidad se deben tener menos costos o una mayor producción. Para lograr esto se necesita ser eficiente al momento de la utilización de los productos y al momento de la cosecha.

En la actualidad, con la agricultura de precisión, se están minimizando costos gracias a ambientaciones de lotes y trabajos diferenciales por sectores. Esto contribuye a que la rentabilidad final aumente.

Muchas veces estas técnicas de reducción de costos también determinan un aumento de rendimiento final. Al aumentar el rendimiento, se obtendrá un mayor ingreso y también llevará a una rentabilidad mayor.

Conclusiones

Para poder calcular la rentabilidad agrícola se necesita de mucha información sobre costos y gastos. Como así también de las ganancias obtenidas por el cultivo sembrado y cosechado.

En Argentina, la rentabilidad agrícola baja cada año, presionando a los productores a aplicar tecnologías para ahorro de insumos y costos. Agrospray es una empresa que colabora en esto, creando productos que permiten ahorro de insumos a la hora de realizar pulverizaciones.

También te puede interesar:

Analizar la rentabilidad de tu explotación con Agroptima Costes es sencillo

Costo de la siembra: ¿qué variables lo definen?

La rentabilidad en la agricultura se obtiene con eficiencia productiva, no forzando los precios