4/5 - (102 votes)

Un patio, una terraza o un balcón son espacios suficientes para crear una huerta en casa y poder abastecer de verduras y hortalizas frescas. Lo primero que se debe hacer es seleccionar los métodos de siembra.

La siembra es una de las tareas más importantes a la hora de tener un huerto y consiste en la forma de situar las semillas en la tierra, para que se desarrollen las plantas que deseamos cultivar.

Cada hortaliza tiene su particularidad pero a grandes rasgos podemos dividir la siembra en dos grandes grupos:

Siembra directa: es aquella donde la semilla se sitúa directamente sobre el emplazamiento definitivo. Requiere que el suelo tenga unas determinadas condiciones de humedad y temperatura, y que haya sido preparado para poder recibir a la semilla (esponjado y abonado)

Siembra indirecta: es aquella en la que las semillas no se siembran en la ubicación final. Se siembran en cubierto, para que puedan resistir las condiciones ambientales adversas. En el semillero, las semillas no guardan distancias reales por lo que aquí sólo es importante la profundidad de plantación.

¿Por qué variar el método de siembra?

Los métodos de siembra variará dependiendo de: 

  • El tamaño de la semilla.
  • El tamaño final de la planta o tamaño de cosecha de la misma.
  • La parte comestible de la planta (hoja, flor, fruto, raíz, etc.).
  • Las necesidades térmicas de la planta (temperatura óptima de germinación).

Según estos factores se elegirá una siembra directa o indirecta.

Diversos métodos de siembra

Existen diversos métodos de siembra, se hablaran sobre los 5 más comunes y necesarios al momento de crear un huerto.

Dentro de la siembra directa se encuentran la siembra al voleo, la de precisión, en hoyos y a tresbolillo. dentro de la siembra indirecta se hablará sobre la siembra en almácigos.

Siembra a voleo

Este método de siembra consiste en esparcir las semillas al azar por el terreno. Se suele hacer con la mano, intentando que la dispersión sea lo más uniforme posible. Cuando las semillas son muy pequeñas conviene mezclarlas con arena o tierra para que la distribución sea más regular.

La siembra de huerta con los métodos de siembra al voleo es la más simple, solo se necesita esparcir semillas manualmente.

Luego de esparcidas, se deberá cubrirlas con una capa de tierra y realizar una pequeña presión para que no sean movidas por el viento o la lluvia. Este tipo de siembra se puede utilizar en zanahorias, perejil, nabos o rábanos.

Un método de siembra así, requiere de un raleo cuando las hortalizas ya alcanzan cierto tamaño para evitar que generen competencia entre sí y darles lugar a desarrollarse adecuadamente.

Siembra de precisión

Generalmente se realiza con máquinas que están calibradas para depositar la semilla a una distancia terminada una de otra. La propia máquina realiza la siembra, desde la apertura del surco, hasta el tapado.

5 métodos de siembra: de precisión

También se puede realizar manualmente abriendo un pequeño surco, depositando las semillas equidistantemente y luego tapando el surco.

Esta siembra no necesita de raleo posterior, ya que cada planta tendrá el espacio suficiente para crecer cómodamente. Este tipo de siembra se utiliza en semillas de tamaño pequeño a medio como las de lechuga, escarolas, acelgas, espinacas, remolachas, guisantes, maíz, etc.

Siembra en hoyos

El método de siembra en hoyos consiste en formar pequeños agujeros en el terreno siguiendo una línea recta. Se suele usar una azada o un plantador para hacer los agujeros, en ellos se introducen las semillas y, posteriormente se tapan. Se suele utilizar para semillas de gran tamaño, como la calabaza, el calabacín, las habas o las alubias.

5 métodos de siembra: en pozo.

En el caso de poner grupos de 4-5 semillas en cada hueco, la siembra también puede llamarse “a golpes”. 

Siembra a tresbolillo 

Es muy similar a la en hoyos, sólo que esta vez no se hacen en línea recta, sino en zigzag. Se utiliza cuando se siembra en platabandas, para repartir todas las plantas y que haya optimización del espacio. 

Los mejores métodos de siembra

Es siembra en doble líneas pero las plantas entre sí quedan alternas llegando a parecer que se siembra en zig zag.

Siembra en almácigos

Estos métodos de siembra se realizan cuando las semillas son muy pequeñas, tardan en germinar o las plantas necesitan cuidados especiales. De esta forma se siembran tomates, pimientos, berenjenas, lechugas, etc.

Los métodos de siembra en almácigos es esencial para hortalizas que necesitan muchos cuidados en su germinación.

El almácigo es un pequeño espacio de la huerta con buena tierra o una cajonera especialmente preparada con tierra abonada. Se coloca en un lugar cerca de una fuente de agua y con protección a las heladas, sol directo, viento, etc.

Conclusiones

La siembra de la huerta es una tarea sencilla cuando se sabe que método de siembra utilizar. Con la información recién mencionada, se pueden realizar huertos fácilmente.

Cada método será utilizado según corresponda y esto permitirá el desarrollo adecuado de cada hortaliza.

También te puede interesar:

¿Qué hortalizas sembrar en invierno en Argentina?

Rotación de cultivo. La práctica milenaria que debes seguir utilizando

Plagas en el cultivo de la zanahoria