Existen 3 cultivos rentables en Argentina que están dando mucho que hablar. El almendro, el olivo y el pistacho. A pesar de que se trata de cultivos a largo plazo, si se consideran ciertas variables, se puede llegar a un resultado en un plazo más corto.

Hay que tener en cuenta que con ellos, al igual que con cualquier otro cultivo, no es una tarea fácil siendo que la agricultura no es una ciencia exacta. Además, se debe tener en cuenta que la materia prima y los precios de venta se pueden torcer en cualquier momento.

Aun así, en el caso de estos cultivos, con un buen manejo de la plantación se puede lograr el objetivo. Es imprescindible tener en claro en cuanto tiempo vamos a amortizar la plantación. Con esto, tendremos algunos puntos a considerar a la hora de elegir qué cultivo será más rentable.

La rentabilidad de los cultivos

La rentabilidad de cada cultivo puede diferir, como así también su costo inicial de producción. A veces, la forma de producción de un mismo cultivo también puede cambiar y dar diferente margen con diferentes inversiones.

La rentabilidad de un cultivo también está dada por el precio de venta. Por ejemplo, si actualmente estos cultivos están escasos, su precio será más elevado, logrando así una buena rentabilidad.

Los cultivos rentables que debes tomar en cuenta

En este artículo, se hablará de 3 cultivos rentables en Argentina: Almendro, Olivo y Pistacho. A pesar de que son plantas de años que no darán respuesta a corto plazo como las anuales, luego de un largo periodo, el resultado será mejor.

Almendro

En los últimos años, se ha hablado mucho del cultivo del almendro y se han visto proliferar nuevas plantaciones agrícolas de este tipo en muchas regiones. Existen distintos sistemas de plantación de almendro, y cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Como inversión, está claro que para obtener buenos resultados de rentabilidad a corto plazo hay que optar por plantaciones de almendro en semi intensivo o superintensivo.

Rentabilidad de los cultivos rentables
Foto by Agroptima

La entrada en producción en superintensivo se consigue antes que en semiintensivo. Esto se nota también en el plazo de recuperación de la inversión, aunque la inversión inicial sea casi del doble en superintensivo respecto al otro sistema.

Está claro que se ha mejorado mucho la rentabilidad del cultivo a corto plazo del almendro, con todos los avances tecnológicos y de conocimiento que se están llevando a cabo en este cultivo. Esto, a parte de los precios atractivos, lo hacen estar entre los cultivos rentables más interesantes.

Olivar

Como hemos visto en el almendro, los sistemas de súper-intensivos acortan la entrada en producción de los cultivos, además de hacerlos más productivos. Esto permite que sean cultivos rentables a corto plazo.

El cultivo del olivar es otro cultivo típicamente tradicional que se ha llevado a la intensificación para hacerlo más rentable. Cuando hablamos de olivar en seto hay dos aspectos claves que lo hacen rentable:

  1. Mecanización de las tareas y reducción de los costes de producción.
  2. Elevadas producciones al disminuir los marcos de plantación y obtener más pies por hectárea.

Para llegar a este segundo punto, todos pensamos que es imprescindible disponer de riego para que el sistema en seto tenga éxito.

Haciendo un buen manejo del diseño de plantación, de la elección de la variedad y de la poda, se puede lograr cultivar en secano. Hay numerosos ejemplos que desde hace un par de décadas han ido acortando los marcos de plantación en olivar. Incluso hasta es posible llevar plantaciones de olivar en secanos de 500 mm de pluviometría anual con éxito.

Se han llegado a sustituir los típicos marcos tradicionales de 6 x 7m a marcos de 3,5 x 1,35m con un ancho de seto de 60-80cm.

La entrada en producción se hace en un corto plazo. A los 3 años de plantación podemos tener la primera cosecha, y al cuarto año ya estamos en punto neutro con la plantación amortizada.

Evidentemente, el retorno a largo plazo no va a ser tan grande como una plantación de regadío. Pero estamos hablando de un retorno aceptable: sin mucha inversión (coste del 1er año alrededor de unos 1.000 €/ha), y a unos plazos relativamente cortos (4-5 años) que no se consiguen con otros cultivos permanentes.

Pistacho

Otro, entre los cultivos rentables a corto plazo, es el pistacho. Puede tener muy buena adaptación en nuestros climas y, además, se le auguran unos precios elevados para los próximos años.

Su entrada en producción dependerá de si se plantan pies injertados o por injertar. En el primer caso, a los 3 años las plantas empiezan a producir, mientras que en el segundo, pueden llegar a tardar hasta 7 años.

Cultivos rentables: El Pistacho

La recuperación de la inversión en el cultivo del pistacho es un poco más larga (7 – 8 años). De este modo, aunque sea un cultivo rentable, no lo es en un plazo de tiempo tan corto como hemos visto en los anteriores cultivos.

Conclusiones

Estos 3 cultivos rentables están de moda y se obtiene una recuperación de la inversión relativamente rápida para ser plantaciones permanentes. 

No en todos los campos se pueden realizar estos cultivos, ya que muchas veces se necesita de una entrada de dinero anual. Pero son una opción que los productores pueden considerar a largo plazo. 

En definitiva, a pesar de que existen otros cultivos rentables anuales, pensando en el largo plazo, estos 3 son los ganadores.

También te puede interesar:

Producción de pistachos: inversión inicial para empezar una plantación

El cultivo del olivo en secano en alta densidad