Las enfermedades del trigo y las plagas constituyen los elementos a controlar para lograr altos rendimientos en la cosecha. Para alcanzar cuotas óptimas de productividad hay que planificar y ejecutar con eficiencia planes de sanidad vegetal.

Si bien deben atenderse los requerimientos nutricionales del cultivo, este no rendirá beneficios potenciales sin el control de plagas y enfermedades. Desde las fases tempranas son perentorias las intervenciones sobre los agentes nocivos.

En estas líneas, te brindamos información relevante sobre este tema crucial en la producción de trigo. 

https://www.instagram.com/p/B9hsBuKntFJ/

Plagas que afectan al trigo

Las plagas del trigo en la región pampeana argentina están conformadas por los siguientes insectos:

  • Gusanos blancos: fundamentalmente prolifera el Diloboderus abderus o “bicho torito”. Es un insecto que se encuentra en el terreno, tiene una coloración blanca o blanca-amarillenta, con una cabeza marrón rojiza. Su forma es típica de una “C”.

Causa perjuicio en estado larvario porque consume las semillas y raíces del trigo. En la tercera etapa aumenta considerablemente su voracidad. Entre mayo y octubre alcanza 5 cm de longitud. Por falta de labranza, se incrementa su presencia.

  • Pulgones: varias especies de este fitófago de un tamaño comprendido entre 1 y 4 mm atacan en diferentes etapas fenológicas:
    • El “pulgón verde” (Schizaphis graminum), etapa de emergencia y macollaje.Causa daño severo en las hojas, provocando incluso la muerte total o parcial de estas
    • El “pulgón amarillo y de la espiga” (Metopolophium dirhodum) etapas desde encañazón hasta espigazón.Causa amarillamiento de las hojas y disminución de la altura de las plantas. Afecta el rendimiento del número de granos por espiga.
    • El “pulgón negro de las gramíneas” (Sipha maydis) etapas desde macollaje hasta el estado de grano lechoso. Transmite el “mosaico del pepino” (Cucumber mosaic cucumovirus) y el “enanismo amarillo de la cebada” (Barley yellow dwarf luteovirus) en gramíneas.
  • Orugas: la oruga militar (Pseudaletia sp) surge durante la etapa de floración, aproximadamente en noviembre. Su acción se reconoce por la aparición en manchones, luego se expanden a medida que afectan el cultivo.
  • Chinches: el “chinche verde” (Nezara viridula) es un hemíptero de la familia Pentatomidae. Dejan espigas blancas parciales en etapa de espiga embuchada al afectar el raquis de esta. En la formación de grano y llenado afectan calidad y peso.

Enfermedades presentes en el trigo

Enfermedades del trigo controladas con fitosanitarios

El trigo es un cultivo extensivo que puede ser atacado por enfermedades en cualquiera de sus etapas fenológicas. Por otra parte, los agentes nocivos pueden afectar la raíz, tallos, hojas, espigas y grano. La mayoría son causadas por hongos.

Cuando la enfermedad afecta la raíz se produce podredumbre, hablamos de marchitamientos. Pero si infecta el follaje aparecen manchas foliares, tizones, oidio, royas o mosaicos causados por virus. Son signos de alteraciones de la fotosíntesis.

Cuando atacan la espiga causan aborto floral o disminución del desarrollo de los granos en grado heterogéneo. Tal es el caso de la fusariosis.

  • Enfermedades foliares: enanismo amarillo, estriado bacteriano, roya de la hoja, mancha amarilla y septoriosis de la hoja.
  • Enfermedades de la espiga: fusariosis de la espiga, estriado bacteriano, carbón volador y caries.

Una característica de las enfermedades fúngicas es que pueden aletargarse al bajar la temperatura, reanimándose al aumentar nuevamente. Las lluvias pueden agravar el cuadro. En estos casos, surge el quemado de la hoja por Pyricularia grisea.

Vale resaltar que para este tipo de enfermedades fúngicas se requiere lograr un número alto de impactos: 3. La experiencia de Agrospray junto con sus calibraciones y sus productos garantizar tal eficiencia en las aplicaciones.

Malezas típicas del trigo

Enfermedades del trigo controlables por especialistas
Foto by Agrospray

El cultivo del trigo debe competir con diversas especies de malezas. Las de mayor incidencia son: mastuerzo, gamochaeta caapiquí, enredadera, sanguinaria, nabo, bowlesia, verónica, quínoa, lamium y rama negra. Estas 3 últimas de tipo latifoliadas.

La competencia de estas malezas con la gramínea consume recursos (luz, agua y nutrientes) necesarios para la producción de granos. Deben ser controladas en las fases de implantación y desarrollo del cultivo para resguardar la productividad.

Mientras más temprano se controle la maleza, mejor respuesta se tiene del cultivo. Así, requerirá menos incidencia de pulverizaciones y se protege el agroecosistema.

Un ejemplo de control temprano efectivo es la rama negra (Conyza spp.) que pierde ventaja por el sombreado del cultivo. Cuando hay una buena instalación del cultivo, marcado por una densidad y distribución óptimas, no proliferan nuevos individuos.

Los coadyuvantes para controlar las plagas, malezas y enfermedades del trigo

Para controlar las enfermedades del trigo, sus plagas y malezas que merman su rendimiento por hectárea, se requiere acción oportuna. Para lograr aplicaciones efectivas se requiere optimización con el apoyo de coadyuvantes adecuados.

Los fitosanitarios requeridos pueden emplear coadyuvantes tensioactivos para favorecer la cobertura sobre el objetivo. De esta manera, se garantiza mayor efectividad de la aplicación.

Aun así, para el control eficaz de las enfermedades del trigo, también es necesario que tomes otras precauciones sobre el cultivo y su manejo.

Empresas como AgroSpay brindan servicios agrícolas acordes con las exigencias de los problemas. Queda entendido que desde las fases previas al cultivo se requiere asesoramiento profesional, insumos y servicios integrales.

La efectividad de la máquina pulverizadora comienza con su preparación. Este proceso inicia desde la limpieza y descontaminación con productos de comprobada efectividad. Se necesita desactivar y remover los restos de agroquímicos del equipo.

La preparación del caldo pulverizador requiere agua con una calidad debidamente analizada por especialistas. Y en caso de necesitar ajustes, mezclar los coadyuvantes para controlar el pH o secuestrar cationes y bajar su dureza.

 

Si querés conocer más sobre el tema, te invitamos a descargar nuestro ebook:

¿Ya calculaste la cantidad de aditivo para las pulverizaciones que vas a necesitar para tu próxima campaña?

Conclusión

Para impactar sobre las enfermedades del trigo hay que prever varios aspectos de manejo. Cuidar la siembra en cuanto a semilla, densidad y fertilización fortalece las plantas. El manejo influye en la instalación, crecimiento y desarrollo de las malezas.

Aunque se realice una preparación impecable de las labores de control, se debe mantener monitoreo constante. Los registros de campañas pasadas constituyen buenos antecedentes para estar alerta sobre determinados agentes recurrentes.

Además de identificar las amenazas sobre el cultivo, resulta necesario establecer y cuantificar la presencia para determinar su impacto. Luego, de necesitar aplicar fitosanitarios, recurrir a los coadyuvantes pertinentes a los efectos deseados.

Es fundamental contar con el apoyo integral de una empresa como AgroSpray, que brinde profesionales experimentados, equipos e insumos eficientes.

Te puede interesar:

Para realizar la mejor calibración de la máquina pulverizadora

Tipos de coadyuvante para una buena elección

¿Querés saber cuáles son las mejores formas de aplicar fitosanitarios?