4.4/5 - (32 votes)

Aumentar la productividad agrícola en un mismo lugar es el objetivo que todo productor pretende lograr. Aunque existan diversas estrategias a implementar o consejos que se puedan llevar a cabo, no es fácil lograr un aumento en forma notable.

Además de factores dentro de la explotación en los que se puedan influir, también existen factores externos. Éstos no están en manos de cada producto pero afectan directamente a los cultivos, por ejemplo las lluvias.

Índice

La producción agrícola

La producción agrícola es uno de los pilares fundamentales de la economía en Argentina. Gracias a su extenso territorio y diferencias climáticas, se puede cultivar casi cualquier especie vegetal.

La regiones más importante en cuanto a producción son: Córdoba, Santa Fe, Entre ríos y parte de corrientes y Buenos Aires. Los climas y suelos de allí son favorables para cultivos de cereales y oleaginosas en forma extensiva.

Otras zonas son más favorables para cultivos diferentes, como frutales o cítricos. También existen sectores en donde los suelos son muy buenos, pero solo con ayuda de riego son capaces de producir.

Argentina cuenta con 47.411.993 ha productivas (Censo 2018) de las cuales, el 38% corresponden a oleaginosas y otro 30% corresponden a cereales. Estos 2 concentran casi el 70% de la superficie total de producción, por lo cual son los más importantes.

Causas de la baja producción agrícola

Las principales causas de baja producción de los cultivos son las condiciones ambientales, como clima, plagas, enfermedades, etc. Sin embargo, existen algunos otros factores que dependen más de cada productor.

Alguno de ellos pueden ser atraso en la tecnología, uso de maquinarias con poca precisión, atraso o demoras en manejos del lote. Estos pueden ser algunos, pero en estos casos,  por suerte, todos son mejorables.

Estrategias para aumentar la producción agrícola

Existen muchas estrategias para aumentar la producción agrícola partiendo desde la comunicación del personal hasta incorporación de nuevas tecnologías. Incluso también contar con asesoramiento técnico para las tareas del campo.

Uso de dron para aumentar la productividad agrícola

A continuación hablaremos de algunas estrategias que son de enorme ayuda al momento de aumentar los rindes. Algunas de ellas son más técnicas y necesitan de alguna capacitación, mientras que otras son más simples.

Usar tecnologías innovadoras

Existen muchas tecnologías innovadoras útiles para aumentar la productividad agrícola. Se nombraran algunas, que son de mayor o menor facilidad de implementación.

  • App ‘s agrícolas: Existen de diversos tipos y utilidades, dependiendo de lo que cada usuario busque y necesite. Un ejemplo es Agromart, la aplicación de agrospray que ayuda en todo lo referido a aplicaciones.
  • Sensores remotos: Sensores de lluvias, temperaturas, humedad de suelo, humedad ambiental, radiación solar, etc. Estos se sincronizan mediante diferentes conecciones y emiten un informe de las condiciones ambientales y del suelo del lote. Son muy útiles para tomar decisiones de los momentos en los cuales realizar una tarea a campo.
  • Drones: Cada vez son más utilizados para monitoreo de cultivos y medir su estado fisiológico. Muy capaces de detectar focos de inicio de plagas o enfermedades, como así también deficiencias en suelo.
  • Imágenes satelitales: Tienen un uso similar al de los drones, pero al no ser de tan buena calidad la imagen, se utilizan para tomar decisiones a grandes rasgos y sobre todo el lote.

Estos son algunos ejemplos de tecnologías innovadoras ya presentes y disponibles para todos los productores.

Rotación de cultivos

Es una práctica que consiste en cambiar el cultivo sembrado en el lote de año a año. En Argentina existen algunos modelos ya establecidos. Estos no son ni buenos ni malos, sino que cada uno se adapta mejor a las características de cada zona.

La rotación aporta muchos beneficios, no solo económicos, sino también para la calidad del suelo. Al rotar diferentes tipos de plantas, sus sistemas radiculares exploran de diferente manera el suelo.

Esta exploración permite llegar a diferentes estratos, como así también lograr una mayor exploración en cada uno.

Además, se aportan diferentes nutrientes al suelo luego de la cosecha. Si todos los años se dejaran los mismos residuos sobre el suelo, los nutrientes extraídos son siempre los mismos y los que quedan, también se acumulan.

En cambio, al rotar, los nutrientes extraídos no son los mismos y muchas veces, los que quedan, son beneficiosos para el cultivo siguiente. Ejemplo claro, luego de una leguminosa (aporta Nitrógeno al suelo), sembrar una gramínea es beneficioso (necesita de gran cantidad de N).

Sistemas de riego automáticos

Los sistemas de riego automáticos son estructuras costosas y que no siempre devuelven la inversión. Sin embargo, en muchas partes de Argentina, sí tiene sentido este tipo de riego.

Los lugares donde se suelen utilizar cuentan con buenos suelos, muy nutridos y condiciones de temperaturas ideales. Es allí donde colocar riego aporta lo necesario para aumentar la producción agrícola significativamente.

Riego para aumentar la productividad agrícola.

Estos sistemas generalmente no son para lograr la cantidad de agua ideal para el cultivo, sino que para evitar grandes pérdidas por falta de agua en ciertos periodos.

Implementación de Agricultura predictiva y prevención de plagas

La agricultura predictiva está basada en el análisis de datos de todo tipo (humedad, temperatura, vientos, heliofanía, etc) de un campo. Computadoras muy potentes se basan en estos datos del pasado y del presente para predecir el futuro.

Cuanto más datos del pasado se tengan, mayor precisión tendrá la predicción. Algunos modelos no solo están basados en datos de un solo campo, sino de superficies mayores, como zonas homogéneas o hasta países completos.

La agricultura predictiva para la prevención de plagas o enfermedades se utiliza cada vez más. Esto sirve para mantener alerta al productor ante posibles ataques al cultivos.

Estos sistemas funcionan con alarmas que dependen de productores que notifican la aparición de la plaga, como así también la prevención mediante condiciones climáticas. 

Conociendo el ciclo y climas propicios para cada plaga, se puede determinar cuál de ellas se ve favorecida en cada momento del ciclo del cultivo y notificar su posible aparición antes de ser vista.

Conclusión

Aumentar la producción agrícola se encuentra al alcance del productor. Existen diversas tecnologías que se pueden aplicar al lote, como así también procesos que favorecen al cultivo.

Aunque algunas necesitan de capacitación para su uso, otras suelen ser simples de usar. De igual manera siempre es bueno un proceso previo de prueba para ser entendidas por los productores y usar los resultados para la mejora continua del cultivo. Como en el caso de la agricultura predictiva.

Argentina es un país muy tecnificado en cuanto a su producción y sus productores siempre se empeñan en mejorar los cultivos. Gracias a esto, se logra ser un país dentro de los primeros a nivel mundial en cuanto a exportación.

También te puede interesar:

Innovación agrícola. 3 ejemplos imperdibles

Conocé‌ ‌la‌ ‌agricultura‌ ‌2.0‌ ‌y‌ ‌sus‌ ‌beneficios‌ ‌para‌ ‌el‌ ‌campo‌ ‌argentino‌

¿Cuáles son las características de la agricultura moderna?