El Covid-19 apareció en el escenario mundial hace poco más de 100 días con una potencia distópica que afecta desde la economía global hasta el espacio personal. Un área económica golpeada fue la de los alimentos y para mantenerla en pie se deben encontrar soluciones para el agro.

El impacto de esta pandemia genera una crisis de demanda y de oferta. Al mismo tiempo, y al buscar referencias de recesiones pandémicas, vemos que han tenido la forma de una “V”. Sumado a eso, hoy contamos con un factor extra: la globalización.

En el medio de un contexto que nadie podía prever, las empresas están ajustándose a realidades de negocios totalmente remotas, incluso las del agro.

Los problemas del Agro durante la pandemia

A pesar de que la producción agropecuaria se encuentra exceptuada de la cuarentena obligatoria, se atraviesan momentos complicados por las restricciones a la circulación de transportes de carga y otros problemas que surgen en el puerto.

Restricciones y soluciones para el agro.
Foto By El Litoral

Muchos productos que se mueven mediante diferentes transportes, son perecederos y frenarlos significa una gran pérdida. La logística de estos productos es tan sensible como específica y tendrá consecuencias.

Este bloqueo a la circulación también afecta a aquellas empresas que contratan personal temporario. En esta crisis, esa mano de obra ve dificultada el acceso hacia las zonas rurales donde trabaja.

Otro gran problema es la imposibilidad de conseguir insumos por cierres de locales o falta de stock (bolsas, cajas, etc).

Las relaciones dentro de toda la cadena también se ven afectadas. Se evitan los contactos personales y esto lleva a que se tengan que utilizar nuevas tecnologías. Las cuales no siempre son bien recibidas por todos.

En cuanto a tecnología aplicada al agro, los productores frenaron en cierto grado la innovación y solo optan por aquellas que tengan una respuesta de valor crítica.

Posibles soluciones para el Agro pasada la contingencia por COVID-19

Si bien la pandemia afectó a todos los sectores, la agricultura fue la última y la menos afectada. Esto tiene que ver con que en lo último que se deja de gastar es en la comida.

En este contexto, la esperanza es que se consolide la recuperación de China, el principal mercado de la carne vacuna argentina.

La pandemia debilitó seriamente su sistema de producción. Pero, al haber controlado la enfermedad, es posible que en la segunda mitad del 2020 compre más carne vacuna en Argentina.

El sector frigorífico se mantuvo estable gracias al mercado doméstico, que mantuvo la demanda estable, aunque con cambios en los consumos. Se compra más carne para milanesas, olla y horno y menos asado y achuras.

Un factor importante que nos deja esta crisis es la del uso de herramientas digitales como puede ser Agrosmart que aportan productividad y eficiencia. Además, son muy buenas para el uso racional del tiempo.

Agrospray también ha incluido capacitaciones dictadas por la plataforma “Zoom”. Este nuevo formato de capacitaciones permite que personas que antes no tenían la capacidad operativa de presenciarlas, ahora sí puedan hacerlo de manera remota.

El Agro y el reto de prever otra crisis

Esta crisis fue un punto de partida para ver algunas soluciones para el agro, sobre todo tecnológicas. Lo importante es no dejarlas de lado luego que todo termine e ir optimizándolas continuamente.

La optimización de tecnologías que hicieron falta durante la pandemia sería favorable para el caso de que volviera a suceder. De ser así, se estaría más preparado.

Conclusiones

La pandemia afectó a todos los sectores de la economía mundial. El sector agropecuario no fue tan golpeado, pero igual se necesitó de soluciones para el agro. Muchas de ellas fueron nuevas tecnologías de comunicación para poder estar más cerca de las personas, sin estarlo físicamente.

Muchas problemáticas fueron controladas o sobreelevadas con el uso de nuevas tecnologías. Muchas empresas tuvieron que cambiar su manera de ver el mundo y adaptarse.

AgroSpray es una de ellas, que desde antes de la pandemia intenta superarse dia a dia e incorporar nuevas tecnologías.

Esta pausa a nivel mundial nos permite repensar la formas de producción, de comunicación y de relacionarse entre sí. Lo que puede servir de punto de partida para prevenir futuras situaciones similares.

Otros artículos que te podrían interesar:

Agronegocios: el semáforo que apareció con el coronavirus

El futuro del agro después de la pandemia

Desafíos para el agro después de la pandemia