Valorá este post

¿Sabías que el pH del agua es una de las variables más importantes a tomar en cuenta para aumentar la efectividad de tus aplicaciones? Si querés que los fitosanitarios rindan mejores resultados en tu cultivo, es clave que controles el pH.

A continuación, te actualizaremos sobre los aspectos determinantes en el manejo de esta variable en la preparación de tus mezclas pulverizadoras. De esta forma, obtendrás mejores resultados y desarrollarás una agricultura sostenible.

Índice

Importancia del pH del agua en la aplicación de fitosanitarios

El agua es el elemento que se emplea en mayor cantidad como solvente universal de los diversos productos que formarán el caldo pulverizador. Sabemos que generalmente se agregan diversos productos para lograr determinados objetivos.

El asunto que debés tener presente es que el grado de pH (potencial de hidrógeno) de este líquido base afecta los productos agregados. Veamos:

  • El pH es una escala logarítmica que va desde 0 hasta 14, en donde 7 marca el punto neutro.
  • Todo valor menor a 7 indica acidez del agua.
  • Los valores superiores a 7 indican alcalinidad.

Debés consultar la etiqueta de los productos fitosanitarios para saber cuál es el pH recomendado por el fabricante. Por lo general, la alcalinidad del agua deteriora aceleradamente los principios activos de los fungicidas, herbicidas, plaguicidas, etc.

¿Cómo realizar pruebas de pH del agua?

La calidad del agua es fundamental para obtener los mejores resultados en tus aplicaciones de fitosanitarios. De este modo, debés determinar su pH para saber si es ácida, neutra o alcalina para actuar en consecuencia.

Partir del análisis del pH del agua te permite el máximo aprovechamiento de los productos del caldo pulverizador.

Veamos entonces las herramientas con las que contás para evaluar el agua que disponés para la preparación de tus mezclas de fitosanitarios. Siempre debés realizar este estudio porque las características del agua varían constantemente por diversos factores.

Herramientas y métodos para medir el pH del agua

Si deseás conocer el pH del agua que usarás en la preparación de tu caldo pulverizador, disponés de diferentes sistemas:

  • El medidor de ph portátil: este instrumento mide la actividad del ion hidrógeno en el agua o en las soluciones acuosas e indica su grado de acidez o alcalinidad. Requiere mantenimiento y calibraciones periódicas. Además, tiene un lapso de vida útil limitado.
  • Análisis de muestras en laboratorio: requiere de la asistencia de especialistas que realizan el estudio del agua con muestras tomadas de las fuentes acuíferas.
  • Medición con tiras indicadoras: es el sistema de medición de pH más práctico para los productores del agro. Su preferencia se debe a que es rápido, de bajo costo y sencillo de aplicar. A partir de la lectura de colores en las tiras de pH impregnadas en el agua podrás determinar el valor de pH en minutos.

Tabla de pH óptimo para aplicar agroquímicos

Optimiza el pH del agua
Imagen de Agrospray.com.ar

Para simplificar los efectos del pH en las soluciones acuosas, podemos decir que los grados de acidez tienden a conservar, mientras que los alcalinos destruyen. Por esta razón, el agua alcalina deteriora rápidamente el glifosato, por ejemplo.

Veamos a continuación algunos casos:

  • Glifosato: el pH ideal es de 4.
  • Oxifluorfen: el pH ideal es de 6.
  • Mancozeb: el pH ideal es de 5.
  • Metalaxil: el pH ideal oscila en un rango que va de 5 a 6.
  • Tebuconazole: el pH ideal es de 7.

Como podrás observar, los fitosanitarios generalmente requieren un pH ≤ 7. De allí que valores superiores indican alcalinidad que reduce el periodo de vida útil de los principios activos de herbicidas, insecticidas, fungicidas, bioestimulantes y abonos foliares.

Guía para realizar pruebas del pH del agua

Controla el pH del agua
Imagen de Agrospray.com.ar

Como vimos antes, las tiras indicadoras de pH son la forma más práctica para determinar esta variable en el agua o solución acuosa. Se emplea el papel de tornasol, el cual nos indicará el valor obtenido de acuerdo con la coloración que adquiera. 

Su manejo es fácil, pero hay que ser muy cuidadoso en el procedimiento. Veamos:

  • Cuidá de tener las manos limpias y secas para no contaminar la muestra que vas a estudiar. Así lograrás resultados más ajustados a la realidad.
  • Primero, impregná las tiras de papel con el líquido a evaluar, bien sea el agua o el caldo pulverizador.
  • Esperá un minuto para poder observar el color que tome el papel.
  • De acuerdo con la lectura del pH indicado, podrás decidir sobre las acciones para corregir el agua.
  • Al verificar el valor adecuado del pH del agua para los productos que vas a mezclar, logras incrementar la efectividad del tratamiento que vas a aplicar.

Consejos para ajustar el pH del agua en aplicaciones foliares

El pH del agua requiere de atención para llevarla a los valores adecuados según las recomendaciones del fabricante de los fitosanitarios empleados. Sabemos que esta variable se traduce en efectividad a la hora de aplicarlos.

Lo conveniente es agregar un corrector de agua que ajuste el pH del agua a los estándares indicados por los fabricantes de los productos fitosanitarios.

Conviene corregir el agua para que los principios activos se mantengan en las mejores condiciones durante más tiempo. Veamos algunos ejemplos que nos ilustren:

  • Glifosato: al llevar el pH de 8 a 5 incrementás el control químico del sorgo de Alepo de un 20% a un 90%, según estimaciones del INTA.  
  • Clorpirifós: cuando baja el pH de 8 a 7 la vida media de este fosforado se incrementa de 1 a 35 días.
  • Cyflutrin: la vida útil de este piretroide pasa de 1 a 20 y 120 días cuando se reduce el pH desde 9 hasta 7 y 4 respectivamente.

Reguladores de pH: ¿Qué son y cómo usarlos en agricultura?

Los reguladores de pH son coadyuvantes cuyos compuestos tienen la capacidad búffer para corregir la alcalinidad dentro del rango adecuado para aplicar los fitosanitarios. Son poderosas herramientas que optimizan las condiciones del agua.

Se recomienda agregar el corrector en el agua del tanque pulverizador para llevar el líquido a los parámetros recomendados para los productos a aplicar.

Conclusión

Controlar el pH del agua es una estrategia básica para lograr caldos pulverizadores que sean efectivos en el control de amenazas del cultivo. Ello representa un ahorro importante en el uso de los fitosanitarios.

Los correctores de pH son los mejores aliados para regular el pH al momento de realizar las aplicaciones en tu campo. En AgroSpray contamos con los mejores coadyuvantes del mercado para que puedas calibrar el pH del agua.   

También te puede interesar:

Dureza del agua: una variable que no puede subestimarse

¿Quieres saber más sobre los correctores de aguas duras?

Manejo del agua para cultivos de servicio durante la Niña